Mientras que las operaciones de limpieza continúan después del hundimiento del petrolero “Aguía Zoni II” hace un mes frente a las costas de la isla de Salamina, la situación se ha mejorado notablemente por el derrame de petróleo en el Golfo Sarónico.

Esto es lo que considera la comisión de coordinación de la descontaminación, que tras su reunión de este lunes anunció que en Salamina ya no hay contaminación de las aguas superficiales, mientras que en los trabajos de limpieza del fondo marino siguen operando ocho buzos.

Asimismo, el órgano competente informó que todas las barreras flotantes de descontaminación se han retirado, menos las de Salamina y de las zonas marinas frente a los municipios de Elinikó y Glyfada.

Al mismo tiempo, se dieron a conocer los resultados de los análisis del agua de mar del Golfo Sarónico realizados por el Centro de Investigación Marina hace veinte días, que muestran valores de concentración total de hidrocarburos a niveles considerados normales.