Siguen avanzando las intensas operaciones de los buques anticontaminación para eliminar la marea negra generada en la zona marina de la isla de Salamina, tras el naufragio del petrolero pequeño “Aguía Zoni II” el domingo pasado, mientras que parte del vertido se ha desplazado por las corrientes hasta la zona marina enfrente de El Pireo.

Oficiales de la Autoridad Portuaria han asegurado que la contaminación finalmente será enfrentada de forma satisfactoria en todos los niveles.

Alrededor del barco hundido ya se han colocado barreras anticontaminación y se han completado los trabajos de sellar las grietas del naufragio.

En una declaración, el ministro de Marina Mercante y de Política Isleña, Panayotis Kuruplís, resaltó que ya no hay peligro de más derrame del combustible de la nave.

Por su lado, la alcaldesa de Salamina, Isidora Nanu-Papatanasíu, afirmó que la zona está totalmente paralizada, mientras que las autoridades locales procederán a todas las acciones necesarias para identificar la causa del accidente y facilitar indemnizaciones para la restauración medioambiental y las personas de la región que fueron afectadas por el siniestro.