“Hoy en día, Europa es más segura y fuerte tras haber atravesado una década de crisis, pero todavía hay muchas cosas que hacer para una Europa más soberana, democrática y social”, subraya la declaración común de la Cuarta Cumbre Euromediterránea, celebrada este miércoles en Roma.

El texto suscrito por los siete líderes de los países del Sur de Europa resalta además que “es necesario avanzar en el proceso de la unión económica y monetaria, para un crecimiento más equilibrado y sostenible, la competitividad, el empleo de calidad y la convergencia entre los países de la Unión”.

En cuanto a la inmigración, la declaración destaca que “queremos la cogestión y la cofinanciación de la política migratoria en las fronteras europeas”.

Asimismo, el documento señala que “es necesario implementar plenamente el acuerdo entre la UE y Turquía sobre la gestión de los flujos migratorios, en un Mar Egeo en que se cumplen las premisas del derecho internacional”.

Con respecto a la cuestión chipriota, los siete líderes confirmaron su apoyo a “una solución integral y efectiva, conforme a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y al acervo europeo”.