Acrópolis no es solamente un monumento importante del legado cultural mundial sino un símbolo único de la Humanidad que no puede ser usado para intercambios comerciales. Puede que nuestro país atraviese un momento económico difícil pero eso no significa que permitimos que este símbolo sea usado para un desfile de moda, que es un acto incompatible con el carácter de este monumento”.

Esta fue la justificación del rechazo unánime del Consejo Arqueológico Central a la petición de la empresa de alta costura Gucci para realizar un desfile en el yacimiento arqueológico de la Acrópolis.

Se anota que la empresa no se mostró interesada en las propuestas alternativas de los arqueólogos para realizar el desfile aunque ha sido avisada de que su petición es inaceptable.