El Fondo Monetario Internacional (FMI) no ha detectado riesgo alguno de desviación de los objetivos fiscales fijados en el plan de ajuste de la economía griega y, por consiguiente, no requiere la toma de medidas de austeridad adicionales, recalcó el portavoz alterno del Fondo, William Murray, durante una conferencia de prensa ordinaria, celebrada en la sede de la organización internacional en Washington.

El vocero del FMI comentó que durante las recientes negociaciones entre los representantes de las instituciones y el Gobierno griego se ha registrado un avance significativo y reveló que los jefes de las delegaciones de los acreedores internacionales volverán a Atenas a finales de noviembre para concluir con el proceso de evaluación del plan de ajuste implementado.

Asimismo, Murray reiteró que el FMI sigue siendo comprometido con el programa griego, pero para poder proceder a su financiación, es necesario adelantar un importante alivio de la deuda.

Sin embargo, el FMI no se ve involucrado en este proceso, ya que las negociaciones al respecto corren a cargo de los prestamistas europeos y el Ejecutivo heleno.