Su dimisión de la presidencia del Consejo de Estado (CE) ha anunciado este miércoles el presidente del Tribunal Administrativo Supremo, Nikos Sakelaríu.

En una conferencia de prensa extraordinaria, Sakelaríu atribuyó su dimisión a la filtración a la prensa de expedientes del tribunal y criticó duramente a los que no cumplen con la confidencialidad de los expedientes judiciales.

Según el juez, el reciente caso de la filtración del expediente sobre la constitucionalidad de la ley de las reformas de las pensiones ha perjudicado seriamente al CE y se trata de una “infracción inaceptable”.

Sakelaríu se dimite pocos meses antes de su jubilación y en su comparecencia ante la prensa también advirtió de que una reducción más de las pensiones podría resultar a un empobrecimiento extremo de los jubilados, que ya se han visto gravemente afectados por los recortes anteriores.

Al mismo tiempo, Sakelaríu agredió contra el Ejecutivo, sosteniendo que de forma sistemática, el Gobierno traspasa a la justicia los temas más difíciles a resolver.