En su discurso con motivo de la inauguración de la Feria Internacional de Tesalónica, el primer ministro, Alexis Tsipras, anunció una serie de medidas que vienen a “rectificar injusticias” producidas por la implementación de los planes de rescate de la economía nacional, como dijo de forma característica, pero sin salir de la línea de los objetivos establecidos en común con los acreedores internacionales para los próximos años.

Entre las intervenciones más importantes, el jefe del Ejecutivo anunció una reducción escalada del impuesto sobre propiedad inmobiliaria de hasta 50 por ciento para casi 1,2 millones propietarios de pequeños inmuebles, mientras que se procederá a una reestructuración de este impuesto, con el objetivo de convertirse en más proporcional y de menor contribución para las propiedades modestas, incrementando a la vez la tributación de las grandes propiedades inmobiliarias.

Asimismo, a partir del 1 de enero de 2019, las contribuciones de seguros de agricultores y autónomos, con una renta anual mayor de 7.000 euros, se reducirán hasta un 35 por ciento.

Además, a partir de enero del próximo año y hasta 2022, se reducirán gradualmente los impuestos a las empresas (del 29 por ciento actual al 25 por ciento), mientras en 2021 se implementará una reducción de las tasas del IVA.