En Atenas está de visita oficial este jueves el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, donde mantendrá reuniones sucesivas con su homólogo griego, Prokopis Pavlópulos, y el primer ministro, Alexis Tsipras.

Con motivo de la visita, Erdogan concedió una entrevista al canal televisivo griego Skai, en que resaltó que es necesario mejorar aún más las relaciones entre Grecia y Turquía, destacando que las malas relaciones entre los dos países ya se remontan en el pasado.

Sin embargo, el presidente turco una vez más hizo una referencia a una eventual actualización del Tratado de Lausana y repitió la reclamación de extradición de los ocho militares turcos que solicitaron asilo político en Grecia tras el fallado golpe de estado en Turquía hace poco más de un año.

La reacción del gobierno griego no se hizo esperar: en una declaración el portavoz del Gobierno heleno, Dimitris Tzanakópulos, ha señalado que esta entrevista de Erdogan levanta ciertas preocupaciones e incertidumbres y subraya que “el respeto del Tratado de Lausana constituye la piedra angular exclusiva y no negociable, donde se puede fundamentar la cooperación sincera entre los dos países”.