La denominación “yogur griego” no puede ser utilizada en productos fabricados fuera de Grecia, según afirmación de un portavoz de la Comisión Europea, citada por el sitio web de noticias EURACTIV.

El uso de la etiqueta “yogur griego” en un proyecto de ley de la República Checa sobre productos lácteos generó la fuerte reacción de Atenas, que solicitó la intervención de la Comisión.

Emplear el término “yogur griego” en productos fabricados fuera de Grecia es engañoso para los consumidores y produce competencia desleal, recalcó el funcionario de la UE, quien añadió que la Comisión está en contacto con las autoridades checas al respecto, a las cuales ha manifestado minuciosamente su posición.