La Policía Griega ha dado un duro golpe al crimen organizado tras una operación de registro en apartamentos del barrio ateniense de Barkiza en los que localizó 135 kilos de cocaína de estimado valor de 5 millones de euros.

Un serbio de 35 años fue arrestado y se sigue con la búsqueda de otros miembros de esta red de tráfico de drogas que importaba grandes cantidades de cocaína desde América Latina  para luego venderlas en Europa.

Se trata de la mayor cantidad de cocaína que haya confiscado hasta el momento la Policía Griega.