Se aceleran los procesos para la demolición de construcciones ilegales, consideradas peligrosas para la seguridad pública después del incendio mortal declarado en la localidad de Mati, a 35 km de Atenas, ya que se ha puesto de relieve que decenas de vallas construidas ilegalmente obstaculizaron el acceso de la gente a la playa, mientras que las calles estrechas atraparon a los conductores.

Se trata de irregularidades que se remontan a muchos años atrás, con urbanizaciones que comenzaron a construirse de forma ilegal, pero con el transcurso del tiempo se integraron en el plan urbanístico de la zona.

Por el momento, las autoridades procederán a la demolición inmediata de las edificaciones ilegales que complican el acceso a la playa en las localidades de Sarónicos, Anávisos Porto Rafti, así como de construcciones ilegales ubicadas dentro del curso de torrentes en Mandra, que había sufrido unas inundaciones devastadoras en noviembre de 2017.