Un superávit primario de 1,7 por ciento del PIB registrará durante el año en curso Grecia, una cifra cercana al objetivo de 1,75 por ciento, pero en 2018 se cuestiona la capacidad de conseguir el 3,5 por ciento fijado como meta, ya que el superávit primario sólo alcanzará el 2,2 por ciento del PIB, según el informe “Fiscal Monitor” del Fondo Monetario Internacional (FMI), publicado este miércoles.

A partir de ahí, el FMI prevé que Grecia conseguirá cumplir con los superávit pactados con los acreedores internacionales, de 3,5 por ciento del PIB para el período entre 2019 y 2022.

Sobre la brecha apuntada por el FMI con respecto al ejercicio de 2018, fuentes gubernamentales, en condición de anonimato, no se muestran preocupadas, señalando que ya en otras ocasiones en el pasado el FMI falló en sus previsiones.