Los bomberos  prosiguen hoy por cuarto día consecutivo las tareas de extinción del incendio declarado el pasado viernes en la isla de Citera.

El fuego obligó a declarar el estado de emergencia y a reforzar las dotaciones del servicio de bomberos que opera con 116 bomberos, 38 vehículos contra incendios, dos aviones de extinción y un helicóptero.

El alcalde de la isla, Eustratios Jarjalakis, en su entrevista en ERT, comentó que las llamas han destruido una tercera parte de la isla y que han calcinado más de 15 mil hectáreas de bosque y de baja vegetación. Jarjalakis no descartó la posibilidad de que se tratara de un incendio intencionado.