Una multitud de reacciones ha generado el permiso de dos días de la cárcel que recibió este jueves uno de los miembros emblemáticos de la organización terrorista 17 de noviembre, Dimitris Kufontinas, después de estar preso en el centro penitenciario de Korydalós durante quince años consecutivos.

“El padre ideológico del terrorismo hoy está libre”, afirmó en una entrevista televisiva la diputada de la Nueva Democracia, Dora Bakoyanni, ex esposa del estadista y periodista Pavlos Bakoyannis, que fue asesinado en 1989 por la banda terrorista.

Al mismo tiempo, en el extranjero también se produjeron fuertes reacciones, con la vocera del Departamento de Estado de EEUU manifestando una “profunda preocupación”, mientras que Turquía ha acusado a Atenas de ser tolerante con un “terrorista sanguinario”.

Por su lado, el ministro de Justicia, Stavros Kontonís, afirmó que no fue el Gobierno que tomó la decisión de conceder el permiso, sino el comité judicial competente.

Asimismo, el funcionario resaltó que un permiso de salir de la cárcel no es de ningún modo un acto de aprobación de acciones delictivas y subrayó que un elemento significativo del estado de derecho es la implementación de la ley ante todos, sin discriminación alguna.