La moción de censura contra el Gobierno presentada por la Nueva Democracia (ND), con motivo del acuerdo alcanzado entre Atenas y Skopje sobre el contencioso del nombre del país vecino, fue rechazada en el Parlamento con 153 votos en contra, a saber, los diputados de los partidos de la coalición gubernamental (Syriza y Anel) y 127 votos a favor, es decir, los parlamentarios de casi todos los partidos de la oposición – ND, Movimiento de Cambio, Unión de Centristas y Aurora Dorada.

En total, votaron 280 diputados (en una Cámara de 300 escaños), ya que el Partido Comunista abstuvo del debate parlamentario.

El primer minsitro, Alexis Tsipras, acusó a la ND de cinismo político, interesada sólo en derrumbar al Gobierno, antes de la conclusión definitiva del plan de rescate de la economía griega.

Por su lado, el presidente del partido conservador, Kiriakos Mitsotakis, explicó que presentó la moción de censura para que todos los diputados asumiesen sus responsabilidades personales ante el acuerdo sobre el futuro nombre de la ex República Yugoslava de Macedonia (eRYM).