La abolición de la Secretaría General de Protección Civil y su sustitución inmediata por una Agencia Nacional de Gestión de Emergencias, ha anunciado el primer ministro, Alexis Tsipras.

El mandatario griego resaltó que los terribles incendios en Ática Oriental, con un saldo trágico de 93 víctimas mortales, han mostrado que se requiere una reestructuración radical del sistema de gestión de emergencias, a base de modelos implementados en los países más avanzados y experimentados al respecto.

En su marco operativo, la nueva entidad contará con todos los recursos científicos, operativos, administrativos y humanos disponibles, gestionará la interconexión entre modelos científicos de análisis de riesgos y las decisiones políticas y se encargará de la responsabilidad de coordinación operativa de todas las instituciones implicadas, en las diferentes fases del proceso de gestión de una emergencia.

Será constituida como una agencia pública autónoma, asignada a las competencias del ministerio del Interior y será dirigida por una persona experimentada y de competencia científica indudable.

Los costes operativos de la nueva agencia serán cubiertos por fondos procedentes del Banco Europeo de Inversiones y del Programa Nacional de Inversiones Públicas, y estará dotada de un presupuesto de 500 millones de euros.