Un desprendimiento de rocas ocurrido este jueves en la famosa playa “Navagio” de la isla de Zante, ha dejado heridas levemente a siete personas.

Una familia checa de cuatro miembros sigue hospitalizada en el Hospital General de la isla, pero con lesiones de consideración leve, mientras que tres personas más ya se han dado de alta.

En el momento del derrumbe del acantilado, centenares de turistas disfrutaban de la playa, quienes embarcaron de inmediato a naves y se alejaron de la zona.

Las autoridades de Zante han prohibido temporalmente el acceso de toda embarcación a la playa.