Una comunicación vía telefónica han mantenido este lunes el primer ministro, Alexis Tsipras, y su homólogo de la ex República Yugoslava de Macedonia (eRYM), Zoran Zaev, de una hora de duración, que se ha desarrollado dentro de un clima positivo, han confirmado ambos lados.

Un comunicado de la oficina de prensa del mandatario de la eRYM señala que durante el contacto se han plantearon las cuestiones pendientes y se abordaron diversas ideas para una solución definitiva en la disputa sobre el nombre del país vecino.

Tsipras y Zaev han acordado repetir su comunicación telefónica hoy martes para avanzar en el proceso de una eventual convergencia.

En Grecia, fuentes diplomáticas han reiterado que un acuerdo global entre las partes se producirá siempre que haya acuerdo en todas y cada una de las cuestiones pendientes, con requisitos principales la aceptación de un nombre compuesto en condición de “erga omnes” (para todo uso, en el interior y exterior del país) y la reforma constitucional de la eRYM para eliminar toda eventual referencia de irredentismo.

En una entrevista, el ministro de AAEE, Nikos Kotziás, resaltó que Grecia tiene como objetivo conseguir un acuerdo que pueda durar en el tiempo.

Además, el jefe de la diplomacia griega aclaró que en cuanto a la lengua del país vecino, se determinará que no guarda ninguna relación con el griego antiguo, no reclama ningún tipo de legado cultural y forma parte de la familia de las lenguas eslavas.