“La salida de Grecia del último programa de ajuste presupuestario no implica que nuestro país vuelva al pasado, todo lo contrario. Estamos decididos a no repetir los errores y el comportamiento que nos llevaron a esta crisis”, ha declarado  el primer ministro, Alexis Tsipras, durante un debate celebrado en la sesión plenaria del Parlamento Europeo.

“Hemos demostrado que se puede salir de una crisis sin deshacer el tejido social”, ha resaltado Tsipras para añadir que “es el momento de ofrecer nuevas perspectivas a nuestro pueblo, y de seguir en la senda del equilibrio presupuestario”.

“Lo que está en juego para Europa es de carácter existencial: la gestión de las crisis económicas, los refugiados y la seguridad ha demostrado las grandes deficiencias y contradicciones. Esto se ha convertido en una crisis estructural del proyecto europeo. Por eso, el fracaso de la UE a ofrecer respuestas democráticas a las amenazas actuales va a regalar el terreno al nacionalismo” ha proseguido.

“Durante la crisis, la UE no se ha hecho más democrática, sino más tecnocrática y nacionalista. (…)La gestión neoliberal es la que alimenta el monstruo del nacionalismo y el monstruo de la extrema derecha, que ha pasado a estar en el primer frente. Es la mayor amenaza para Europa”, ha destacado.

“Quedan por delante luchas difíciles, como las próximas elecciones europeas”, ha subrayado Tsipras, “que será una lucha de principios y valores políticos. Será el momento de derrotar el neoliberalismo y la extrema derecha reforzando la solidaridad de los pueblos europeos. Y en esa lucha todas las fuerzas democráticas progresistas y liberales tienen que encontrarse en el mismo lugar de la historia y no permitir que Europa camine hacia atrás”.