La zona de Ática Oriental ha visitado este martes el primer ministro, Alexis Tsipras, para revisar in situ el estado de la cuestión de la implementación de las medidas de restauración adoptadas para reparar los daños causados ​​por los terribles incendios ocurridos en el mes julio, que cobraron la vida de 98 personas.

“Estoy aquí para transmitir el mensaje de que esta zona no será olvidada tras la actualidad trágica que experimentó durante los días de la catástrofe”, resaltó Tsipras en las conversaciones entabladas con habitantes de Mati, una de las localidades más afectadas por los fuegos. El mandatario griego añadió que los propietarios y los residentes en la región serán protegidos, pero también serán rectificadas las distorsiones urbanísticas diacrónicas de la zona, reveladas por la tragedia ocurrida.

Al mismo tiempo, Tsipras subrayó que actualmente se ha librado una batalla contra debilidades en ocasiones incluso del Estado mismo, con sus deficiencias y dificultades burocráticas con el objetivo de conseguir la reparación más rápida posible de las viviendas afectadas y del medioambiente.