Fuentes gubernamentales sostienen que las condiciones son favorables para llegar a un acuerdo político en el Eurogrupo del lunes, 20 de febrero, al tiempo que destacan la necesidad de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) revalore sus previsiones para la economía griega.

El objetivo fundamental es conseguir un acuerdo sobre las medidas fiscales tras la conclusión del programa y si eso se alcanza, programar la vuelta de las delegaciones de los acreedores internacionales para que concluya de inmediato la segunda evaluación del programa.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Valdis Dombrovskis, subraya que la CE insiste en sus previsiones y no le faltan argumentos para sostener que Grecia cumplirá con sus objetivos fiscales.

Al mismo tiempo, el periódico alemán Die Welt informa sobre una llamada telefónica entre la canciller alemana, Ángela Merkel, y la gerente del FMI, Christine Lagarde, en la que las dos mujeres se pusieron de acuerdo en la continuación de la participación del Fondo en el programa griego y  en posponer el asunto de la deuda griega para después de 2018.