En una entrevista exclusiva en la ERT, el primer ministro de la ex República Yugoslava de Macedonia (eRYM), Zoran Zaev, afirmó que se siente orgulloso por el acuerdo de Prespa sobre el nombre de su país y recalcó que se trata de un esfuerzo para garantizar un futuro positivo en la región y la posibilidad de ampliar la cooperación bilateral en todo nivel: político, económico, cultural y social.

Al mismo tiempo, Zaev aprovechó la ocasión para enviar un mensaje de amistad al pueblo griego, declarando que “cambiamos nuestra Constitución, porque creemos en esta amistad” y manifestó su convicción que el acuerdo conllevará prosperidad y bienestar para los ciudadanos de ambos países.

Además, el mandatario de eRYM aclaró que “nosotros no formamos parte de la historia helenística de Macedonia” y subrayó que su país acepta y reconoce la identidad macedonia helenística.

Sobre los trámites para coincidir en un acuerdo final, Zaev comentó que no era un proceso fácil, ya que ambas partes tuvieron que retroceder de sus posiciones originales, pero también se beneficiaron en otros aspectos.

Asimismo, el premier de la eRYM anunció que el referéndum sobre la aprobación del acuerdo se celebrará en septiembre o a principios de octubre, mientras que en el próximo mes de enero tendrá lugar su ratificación por el Parlamento del país vecino.