Firme en la línea dura, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, en una entrevista reciente reiteró que un eventual alivio de la deuda griega perjudicaría el proceso reformativo en nuestro país.

Sin embargo, una postura diferenciada va adoptando el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que en una conferencia en Londres comentó que “en el mes de diciembre tenemos que tratar las medidas a corto plazo para la deuda. Las relaciones entre Grecia y sus acreedores son más constructivas que nunca y los ministros de Finanzas de la zona euro, en su reunión de la próxima semana, discutirán un alivio de la deuda griega de espectro amplio”, mientras que concluyó su referencia al caso diciendo que “hay un cierto grado de optimismo”.