Cuatro horas duró la reunión de ayer entre la ministra de Trabajo, Efi Ajtsioglu, y los representantes de los acreedores internacionales sobre la reforma laboral.

El objetivo principal de la parte griega es restaurar las negociaciones sobre convenios colectivos de trabajo y extender los convenios laborales sectoriales.

Al mismo tiempo, la modificación al alza de los límites de despidos masivos figura como uno de los puntos más conflictivos en la negociación.

Fuentes del Ministerio de Trabajo han comentado que el FMI insiste en el incremento de dichos límites, mientras que por otro lado, el Ejecutivo griego rechaza por completo esta perspectiva.

En cuanto al salario mínimo, filtraciones del ministerio indican que no se ha planteado la cuestión de fijar la cantidad correspondiente, sino de precisar la forma de determinarla.

La parte griega se ha puesto a favor de su restauración, mientras que las instituciones, según las mismas fuentes, han manifestado su desacuerdo al respecto.