Después de esfuerzos que duraron muchos años, fue devuelto a Grecia el manuscrito completo más antiguo del Nuevo Testamento, datado en el siglo IX d.C. Se trata de un codex de valor histórico incalculable, que había sido robado junto con otras reliquias preciosas en 1917 por las tropas de ocupación búlgaras a lo largo de la Primera Guerra Mundial, cuando saquearon el monasterio de la Virgen Ikosifínisa del Monte Pagueo, en la provincia de Kavala.

El manuscrito, por un periodo de casi un siglo, estaba en posesión de la Escuela Teológica Luterana de Chicago, comprado a un librero europeo en 1920.

El arzobispo de América, Dimitrios, en su intervención en la ceremonia de devolución del Código al monasterio de la Virgen Ikosifínisa, elogió el gesto de la comunidad universitaria de la Escuela Teológica Luterana de devolver a voluntad propia esta reliquia importante, subrayando que un texto de rasgos históricos similares rara vez resulta devuelto, ya que la institución teológica contaba con los derechos legales de su posesión.

El “Codex 1424”, como ha sido catalogada la reliquia por los estudiosos, es escrito en griego por el monje Savas, tiene unas dimensiones de 28cm x 18cm y consta de 674 páginas.