Medidas de seguridad draconianas han tomado las autoridades griegas de cara a la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a Atenas.

En estado de alerta roja se encuentra la Agencia Antiterrorista, la Agencia Nacional de Inteligencia y la Dirección de Protección de Invitados Oficiales, mientras que se está procediendo a una inspección minuciosa en espacios y edificios que visitará Obama por perros especializados en detectar explosivos.

En los dispositivos de seguridad participan 3.000 policías griegos, 500 agentes de los servicios de inteligencia estadounidenses y efectivos de la seguridad personal del presidente norteamericano.

Francotiradores estarán controlando puntos estratégicos de los itinerarios que seguirá Obama en la capital griega, mientras que se emplearán equipos de tecnología puntera para la detección de explosivos y la desactivación de celulares.