A favor de la necesidad de aliviar la deuda griega se puso ayer en Atenas el presidente estadounidense, Barack Obama, que está de visita oficial de dos días en nuestro país.

“No hay perspectiva sin alivio de la deuda. La austeridad no es la receta para el crecimiento”, señaló el presidente norteamericano durante su reunión con el presidente de la República, Prokopis Pavlópulos.

La cuestión de la deuda predominó también en la entrevista del primer ministro, Alexis Tsipras, con el líder estadounidense, quien insistió en la necesidad de que se alcance un acuerdo entre Atenas y los acreedores internacionales.

“Grecia, a pesar de las dificultades, sigue siendo uno de los aliados más fiables y de los mejores amigos de EEUU”, afirmó Obama durante la conferencia de prensa común que concedieron ambos estadistas después de su reunión.

Por su lado, el mandatario griego se mostró optimista de que la canciller alemana, Ángela Merkel, finalmente será convencida de proseguir a la reestructuración de la deuda, destacando a la par que la economía griega no aguanta más austeridad.