En Atenas se encuentra la canciller alemana, Angela Merkel, de visita oficial, donde este jueves se ha reunido con el primer ministro Alexis Tsipras en el Palacio Maximu, la sede del Ejecutivo heleno.

En una conferencia de prensa común tras la reunión, los dos líderes informaron a los periodistas que la agenda de las conversaciones incluía las cuestiones del nombre de la ex República Yugoslava de Macedonia (eRYM), las reformas económicas en Grecia, así como aspectos del futuro de Europa.

El mandatario griego dio la bienvenida a Merkel en una Grecia muy diferente del país que visitó la jefa del Ejecutivo alemán en 2014, que se encontraba al borde del precipicio, con una sociedad en sufrimiento.

La Grecia actual ha dejado atrás aquella época, resaltó Tsipras, y en vez de formar parte del problema de Europa, ya es parte de la solución.

Por su lado, la canciller alemana reconoció que el pueblo griego ha atravesado un período difícil en los últimos años, pero recalcó que la conclusión de los planes de rescate de la economía no suponen el fin de un período de reformas, sino el inicio de una nueva situación.

Además, felicitó a Alexis Tsipras, quien trabajó duramente junto con el primer ministro de la eRYM, Zoran Zaev, para conseguir una solución en la cuestión del nombre del país vecino, que no solo beneficiará a Grecia y a Macedonia del Norte, sino a toda Europa, y subrayó que no hubo ninguna relación entre el acuerdo sobre el nombre y las reformas económicas en nuestro país.