El primer ministro, Kiriakos Mitsotakis, ha visitado esta mañana la población de Mati en Attica Oriental donde murieron calcinadas 88 personas y ha sido devorada por las llamas del incendio de julio del año pasado, uno de los peores de la historia reciente del país.

Mitsotakis expresó su compromiso personal de que la población será reconstruida y “será mejor de lo que era antes”, a la vez que alabó el trabajo de todos los implicados en limpiar la materia de árboles calcinados que seguía acumulada  y que ha sido recogida gracias a la oferta voluntaria de empresas privadas.

El primer ministro griego subrayó que “la primera prioridad del estado es garantizar la seguridad de los ciudadanos y de su patrimonio”.