Una nueva crisis ante portas dado el continuo aumento de los flujos migratorios desde las costas turcas a nuestro país. Los centros de acogida ya aborrotados dificultan la situación y se ven empeoradas las condiciones de vida de los inmigrantes y refugiados.

Cómo hacer frente a esta situación, es el tema principal del consejo interministerial que ha convocado esta tarde el ministro suplente de la Protección del Ciudadano, responsable de la Política Migratoria, Yorgos Kumutsakos.

Este verano, entre principios de junio y finales de septiembre, unos 16.000 migrantes han alcanzado las islas del Egeo, un 50% más que en el mismo periodo del año pasado, según los datos contabilizados por Acnur.

La ruta migratoria del Mediterráneo oriental es, en estos momentos, el principal camino hacia Europa: casi la mitad de los 56.000 migrantes y refugiados que han llegado este año entró al continente a través de las islas griegas, según la ONU.

En los últimos días, Moria, el principal campo de refugiados de Lesbos, que fue diseñado para alojar como máximo 3.000 personas, ha llegado a albergar a casi 11.000.