El Gobierno griego ha afirmado que en marzo empezará la construcción de varios Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) en las las islas del Egeo Norte, cercanas a Turquía, que reciben a refugiados y migrantes de forma diaria (60.000 en el 2019).

“Aquellos que se queden en estos centros cerrados tendrán derecho a salidas controladas con una tarjeta y por un tiempo limitado. Las estructuras permanecerán cerradas por la noche”, ha dicho el portavoz del gobierno griego, Stelios Petsas.

Los centros se establecerán en las islas de Lesbos, Samos, Chios, Kos y Leros, sustituirán a los actuales, abiertos y donde los refugiados que los habitan hasta ahora tenían absoluta libertad de movimientos.

Esta mañana, representantes de las instituciones municipales y  habitantes de estas islas han realizado una marcha protesta contra los planes del gobierno griego para la construcción de estos centros, fuera del ministerio del Interior, en el centro de Atenas.

Al mismo tiempo, los alcaldes y demás representantes de las autoridades locales de las islas han anunciado su rotunda oposición al proyecto y su negación a dialogar si el gobierno no dé un paso atrás.