Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) iniciaron este viernes la segunda jornada de su cumbre en Bruselas, que se centrará en la relación con África y en las tensiones con Turquía en el Mediterráneo Oriental, tema que se ha añadido a la agenda a petición de Grecia y Chipre.

“Turquía es estable en su conducta agresiva y provocativa. En este marco, la UE debe mostrarse también estable en las decisiones que ha tomado para que Turquía pague las consecuencias de esta conducta” resaltó el primer ministro griego, Kiriakos Mitsotakis al llegar al Consejo este jueves.

Francia se mostró solidaria a Grecia por una vez más. El presidente francés, Emmanuel Macron, declaró que “el asunto de las relaciones con Turquía volverá a ocupar la agenda de la Cumbre dados los últimos avances en el Mediterráneo oriental”.

El ministro de AAEE alemán, Heiko Maas, por su parte, destacó que la conducta de Ankara es “inaceptable”.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea deberán decidir su próximos pasos al respecto.