Fuertes reacciones de todos los partidos políticos y también de la Unión de Jueces y Fiscales ha provocado la decisión de la Policia Griega a prohibir por completo en todo el país las congregaciones de más de tres personas al aire libre, a fin de imponer la realización de manifestaciones y actos de conmemoración de la revuelta de la Escuela Politécnica de Atenas en 17 de noviebre de 1973 (La revuelta sigificó la caída de la Dictadura de los Coroneles y es la fiesta más representativa para la restitución de la democracia en el país).

La prohibición, que es vigente para los tres días de la conmemoración (15-18), provocó la ira de los partidos políticos de la oposición.  SYRIZA, KKE y Diem25 han firmado un texto común en su contra al considerarla una decisión antidemocrática que no respeta la Constitución del país y que superpone la Policía Griega a la Cámara de los Diputados y la Ley. El texto ha sido entregado a la Presidenta de la República, Katerina Sakelaropulu.

El Movimiento de Cambio (KINAL, por sus siglas en griego) acusó al gobierno de tomar decisiones que recuerdan a la Dictadura de los Coroneles, sin embargo, no firmó el texto ya que sostuvo que ante la crisis que aflige al país por la pandemia, todos deben estar unidos y dejar de lado este tipo de riñas políticas.

La Unión de Jueces y Fiscales calificó la decisión de anticonstitucional y pidió al gobierno que la retirara.

Antonis Manitakis, Doctor de Derecho Constitucional, sostuvo que las reacciones son exageradas puesto que una crisis sanitaria de estas dimensiones justifica decisiones radicales.