Tras una reunión que mantuvo con el viceministro de Deportes, Yorgos Vasiliadis, el presidente de la “Super League”, la autoridad organizadora del campeonato de fútbol griego, Yorgos Stratos, manifestó la oposición de los clubes futbolísticos profesionales a la decisión del Ejecutivo de suspender indefinidamente el campeonato de primera división.

Sin embargo, el Gobierno ha manifestado otra vez su determinación al respecto y Vasiliadis ha resaltado que la decisión fue tomada para garantizar la seguridad de los aficionados, de los jugadores y de todos los que se dedican de una forma u otra al fútbol.

Asimismo, este miércoles llega a Atenas una delegación de la FIFA para consultar con todas las partes implicadas el estado de la cuestión del fútbol griego.

Por su lado, el presidente del PAOK, Ivan Savidis, en una carta publicada en la página web de su club, se disculpó a los aficionados del fútbol por su comportamiento en el estadio Tuba, donde entró armado en el terreno de juego para protestar contra el árbitro.

Al mismo tiempo, la Federación de Clubes Europeos, condenó de forma drástica la conducta del presidente del club macedonio y anunció su decisión de suspender la calidad de miembro del PAOK, hasta nuevo aviso.