La Policía Antidisturbios  ha empleado este martes gases lacrimógenos y granadas aturdidoras para dispersar a centenas de personas que se habían reunido en las inmediaciones de la Universidad de Atenas para conmemorar el levantamiento estudiantil de 1973 contra la dictadura militar.

El Gobierno griego ha impuesto una prohibición a las marchas y manifestaciones para este martes y este miércoles, debido al temor a que este tipo de reuniones se conviertan en eventos súper contagiadores en plena pandemia de coronavirus.

Grupos y partidos de izquierda han desafiado la prohibición y han llevado a cabo marchas, la mayoría de las cuales han transcurrido sin incidentes y con los participantes manteniendo la distancia física y usando mascarilla para evitar eventuales contagios de la COVID-19.

La Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA), que se ha expresado en contra de la prohibición, ha celebrado una ceremonia conmemorativa en el edificio emblemático donde se detenían y torturaban los disidentes durante la dictadura (EAT-ESA). También han celebrado actos conmemorativos el Partido Comunista de Grecia (KKE) y el partido Diem25.

Para prevenir las manifestaciones, las autoridades atenienses habían desplegado a unos 5.000 agentes de Policía, que han contado con soporte aéreo gracias a helicópteros y drones.