Dos hallazgos arqueológicos griegos  figuran en la lista anual de los diez hallazgos más importantes del mundo para 2016, publicada por la renombrada revista científica estadounidense Archaeology. Se trata de una fosa común con 80 esqueletos maniatados descubiertos en la bahía de Fáliro y de un esqueleto humano descubierto en la excavación del famoso naufragio de Antikythera.

La fosa común fue descubierta durante las excavaciones arqueológicas previas a la construcción del Centro Cultural de la Fundación Stavros Niarchos en la bahía de Fáliro en el sur de Atenas y forma parte de una extensa necrópolis que ha podido ser fechada gracias a dos vasijas en el tercer cuarto del siglo VII a.C., es decir, entre el 650 y el 625 a.C.

En la fosa se encontraron ochenta esqueletos, uno al lado del otro, con las mandíbulas abiertas y gimientes y las manos encadenadas sobre el cráneo. Los arqueólogos relacionan el descubrimiento con la conjuración de Cilón, un episodio de la vida política de Atenas de la Época Arcaica cuando fueron desapareciendo los reyes y una parte de la aristocracia aplicó nuevas ideas políticas que acabaron cristalizando en la democracia.

El segundo hallazgo es un esqueleto humano extraído del famoso naufragio de Antikythera. El esqueleto es el primero en ser recuperado de un antiguo naufragio desde el advenimiento de los estudios de ADN y por eso muy valioso para la comunidad científica.

El naufragio de Antikythera es el mayor naufragio antiguo jamás descubierto, y posiblemente corresponde a un gran mercante de grano. Fue descubierto y en 1900 por pescadores de esponjas griegos. Además de decenas de estatuas de mármol y miles de antigüedades, entre los objetos recuperados destaca el Mecanismo de Antikythera – un artefacto sorprendente conocido como la primera computadora del mundo.