Centros de internamiento para inmigrantes se construirán en las islas de Samos, Quíos, Lesbos, Kos y Leros para el verano, ha anunciado el ministro de Migración, Notis Mitarakis.

Según el plan gubernamental, refugiados e inmigrantes recién llegados a territorio griego serán alojados en centros cerrados para facilitar los procesos de su identificación y de solicitar asilo.

En caso de comportamiento ilegal de una persona o de rechazo de su solicitud de asilo, se procederá inmediatamente a su deportación.

Aquellos que estén alojados en estas estructuras tendrán derecho a salidas controladas mediante una tarjeta y por tiempo limitado, mientras que por la noche los centros permanecerán cerrados.

El ministro ha agregado que la construcción de los centros comenzará en el próximo mes de marzo y serán operativos a partir de los meses de verano.

Por otro lado, la medida anunciada ha producido fuertes reacciones en las sociedades y autoridades locales, que ya han convocado una movilización el jueves por la mañana en Atenas.