El reciente incremento considerable de los ingresos públicos proporciona las condiciones favorables en el frente fiscal para dejar cierto margen de subsidios sociales para finales del año.

Según fuentes del Tesoro, el superávit de ingresos públicos en el pasado mes de septiembre superó los 500 millones de euros.

De esta forma, junto con los ingresos adicionales que supone el ajuste de los 120 plazos para deudores a la Hacienda y las licencias concedidas a agencias de apuestas deportivas en línea, se estima que el ministerio de Finanzas podrá configurar un borrador de presupuestos generales de 2020 sin brecha fiscal para el próximo año.