El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, llamó a Turquía que no tome medidas unilaterales en el Mediterráneo oriental para no agravar la situación en la región y evitar impacto negativo en las relaciones entre Turquía y la UE.

Recordamos que Turquía ha mandado de nuevo el buque de prospección “Oruc Reis” al Mediterráneo oriental del 12 al 20 de octubre, a 6,5 millas naúticas desde la isla de Kastelórizo y dentro de la plataforma continental griega.

Hoy Maas viaja a Nikosia y Atenas en una visita de trabajo.

“Turquía debe dejar de jugar con la alternancia entre la distensión y la provocación si el Gobierno está interesado en las negociaciones, como ha asegurado en repetidas ocasiones”, dijo Maas en Berlín antes de su partida.

Agregó que si Turquía reanuda la exploración de gas en las regiones marítimas disputadas del Mediterráneo oriental “será un duro golpe a los esfuerzos encaminados a la distensión y, por lo tanto, para el futuro desarrollo de las relaciones entre la UE y Turquía”.

En este sentido, Alemania pide a Turquía “que no cierre la ventana de diálogo abierta con Grecia con pasos unilaterales”, añadió Maas.

Subrayó que “todas las partes deben seguir trabajando para lograr buenas relaciones de vecindad”, ya que “las negociaciones solo pueden dar resultados en una atmósfera constructiva”.

Bajo estas circunstancias, el primer ministro griego, Kiriakos Mitsotakis, tiene esta tarde en Atenas una reunión crítica con el oficial Alemán que antes se habrá reunido en Nikosia con el presidente Chipriota, Nikos Anastasiadis.