En el frente de las negociaciones con los acreedores internacionales, el Gobierno griego espera poder pactar un acuerdo a nivel de personal para la próxima reunión del eurogrupo, el día 20 de marzo.
El Ejecutivo heleno y los delegados de las instituciones han fijado un calendario de teleconferencias a lo largo de esta semana.

Sin embargo, siguen sin resolver las discrepancias entre la parte griega y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la reforma laboral y los recortes de las pensiones.

El Fondo exige el mantenimiento del procedimiento actual de negociaciones sobre convenios colectivos de trabajo, el incremento del umbral permitido para despidos masivos y el restablecimiento del cierre patronal.

En cuanto a la reforma del sistema de seguridad social, el FMI pide la implementación de nuevos recortes en las pensiones, con el objetivo de ahorrar gastos equivalentes al 1 por ciento del PIB.

Por otro lado, parece que hay cierta convergencia en la cuestión de reducción de la renta exenta de impuestos.