El Parlamento Europeo (PE) advirtió este jueves del deterioro de las relaciones entre la Unión Europea y Turquía, particularmente por su “exploración y perforación” en el Mediterráneo Oriental, que ha causado un conflicto con Grecia y Chipre y por la situación de los derechos humanos en este país.

En una resolución avalada por 601 votos a favor, 57 en contra y 36 abstenciones, el Parlamento Europeo condenó las acciones turcas de búsqueda de gas natural en estas aguas y expresó “solidaridad total” con Grecia y Chipre, los dos Estados miembros afectados por estas actividades.

La Eurocámara expresó “serias preocupaciones sobre el estado actual de las relaciones UE-Turquía, especialmente sobre la grave situación de los derechos humanos en Turquía y la erosión de la democracia y el Estado de derecho”.

El Parlamento instó a Turquía a que, “como candidato a entrar en la UE, respete la ley del mar y la soberanía de Grecia y Chipre sobre sus aguas territoriales, así como sus derechos en sus zonas marítimas”.

Los eurodiputados pidieron a “todas las partes involucradas, especialmente Turquía”, a comprometerse a una “desescalada urgente del conflicto” y a participar en un diálogo que intentan auspiciar las instituciones europeas y también Alemania.

La resolución del Parlamento Europeo llega a una semana de la cumbre europea del 24 y 25 de septiembre, donde se abordará la posibilidad de sancionar a Turquía si no retira sus barcos de exploración de las zonas en conflicto con Grecia y Chipre.

El Parlamento señaló que las sanciones “solo pueden evitarse con diálogo y progresos completos”, y pidió al Consejo que “se prepare para desarrollar una lista de medidas restrictivas” en el caso de que no se dé ese progreso.