El Parlamento griego aprobó este miércoles por amplísima mayoría el conjunto de medidas de mejoras fiscales y sociales anunciadas hace tan solo una semana por el primer ministro, Alexis Tsipras.

La ley facilita la devolución de deudas a Hacienda, a la Seguridad Social y a los municipios con pagos fraccionados de hasta 120 plazos, y contempla una reducción sustancial del IVA y la restauración de la decimotercera paga a los jubilados que fue eliminada en 2013 por exigencia de los acreedores en el marco del segundo paquete de asistencia financiera a Grecia.

El objetivo de posibilitar el pago a plazos es reducir sustancialmente la morosidad sobre todo de aquellas personas con ingresos inferiores a los 10.000 euros anuales, que podrán optar por fraccionar sus deudas hasta los 50 euros mensuales. Las empresas, por su parte, podrán devolverlas en hasta 36 plazos.

Según el Gobierno, de estas medidas podrán beneficiarse hasta 3,9 millones de personas, la mayoría con deudas inferiores a los 3.000 euros, y más de 100.000 empresas.

La ley aprobada contempla asimismo una rebaja inmediata del IVA a la restauración y a una serie de productos alimentarios, del 24 % actual al 13 %; y del 13 % al 6 % el de la luz y el gas.

El ministerio de Finanzas recalcó que las medidas en cuestión son completamente compatibles con el margen financiero disponible.

El año pasado Grecia logró un superávit primario del 4,3 % del PIB y superó así con creces el objetivo del 3,5 %. Fue el cuarto año consecutivo que sobrecumplió los objetivos.

La oposición en pleno dio su apoyo a estas medidas, a pesar de calificarlas de “regalos” preelectorales de Tsipras, a menos de dos semanas de las elecciones europeas, municipales y regionales.