La alta abstención registrada en el referéndum celebrado este domingo en la ex República Yugoslava de Macedonia (eRYM) sobre el acuerdo con Grecia para resolver la disputa del nombre del país vecino, según todos los indicios, producirá reacciones políticas importantes, con alta probabilidad de celebración de elecciones generales anticipadas.

La participación en el referéndum alcanzó apenas un 37 por ciento, con un 91,5 por ciento a favor del Pacto de Prespas, un 5,6 por ciento en contra y un 2,9  por ciento de votos nulos.

En una conferencia de prensa, el primer ministro de la eRYM, Zoran Zaev, dijo que en los próximos días se procederá a la aprobación por el Parlamento de los cambios constitucionales requeridos. Sin embargo, en caso que no se pueda garantizar la mayoría necesaria de dos tercios de la Cámara para modificar la Constitución, entonces el mandatario de eRYM anunció que recurrirá a elecciones anticipadas.

Por su lado, el líder del mayor partido de la oposición VMRO-DPMNE, Hristijan Mickoski, declaró que los resultados de la consulta dejaron en evidencia que el Pacto de Prespas no puede ser aceptado.