Uno de los monumentos arqueológicos más importantes del país, el último en incluirse en el listado de los Monumentos del Legado Cultural Universal de la UNESCO en 2016, el yacimiento arqueológico de Filipos en Kavala viaja a Nueva York a través de una impresionante exposición de fotografía con título: “Filipos, un monumento del legado europeo”.

Filipos es una fundación del rey de Macedonia, Filipo II. El objetivo de esta fundación era tanto controlar las minas de oro vecinas como establecer una guarnición en un punto de paso estratégico: el sitio controlaba la ruta entre Anfípolis y Neápolis, un segmento de la gran carretera real que atravesaba de este a oeste a antigua Macedonia y que será más tarde reconstruida por los romanos bajo el nombre de Vía Egnatia

La ciudad destaca en la época romana con ocasión de la guerra civil en la que se enfrentaron los herederos de  Julio César,  Marco Antonio y Octavio a los partidarios de la República, Marco Junio Bruto y Cayo Casio Longino, en una doble batalla decisiva en la llanura al oeste de la ciudad en octubre de 42 a. C.

En 49 o 50, la ciudad recibió la visita del apóstol Pablo. Acompañado de Silas, Timoteo y quizás de Lucas, Pablo predica por primera vez en suelo europeo en Filipos, y bautiza allí a una comerciante llamada Lidia en un río al oeste de la ciudad.

El objetivo de la exposición es dar la oportunidad a la comunidad griega y a todos los ciudadanos o visitantes de Nueva York a conocer un lugar histórico de suma importancia para la historia mundial y para la difusión del cristianismo. La exposición tendrá lugar en el edificio de la Embajada General de Grecia desde el 8 de enero y hasta el 4 de febrero de 2014.