Con sumo interés se espera este lunes la publicación del informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la sostenibilidad de la deuda griega.

En el marco de los compromisos en las negociaciones en curso, el Gobierno griego deja abierta la posibilidad de revisar el umbral de las rentas libres de impuestos a partir de 2019, siempre que no se cumplan los objetivos del plan de rescate suscrito.

El Ejecutivo griego desea concluir la evaluación del programa de rescate para el Eurogrupo del 20 de febrero, de modo que a principios de marzo pueda introducir los bonos griegos en el programa de expansión cuantitativa del Banco Central Europeo (BCE).

Por el momento, no hay indicios de que el FMI vaya a cambiar su posición de insostenibilidad de la deuda, si no se toman medidas de alivio a medio plazo y no se reduzcan los superávit fijados en el programa.

No obstante, fuentes gubernamentales han desmentido informaciones sobre la elaboración de una legislación preventiva de medidas requeridas por el FMI.

En todo caso, la delegación griega sigue sus contactos con los representantes de las instituciones y va preparando una serie de iniciativas legislativas para el Euroworking Group del próximo 9 de febrero, para allanar el camino de la vuelta de los tecnócratas a Atenas.