Según datos publicados por la edición digital del diario alemán “Die Welt”, el año pasado Turquía perdió más de un millón de turistas alemanes, en comparación con las cifras correspondientes al 2015.

La mayoría de ellos optaron por pasar sus vacaciones en España.

Grecia también se vio beneficiada, aunque en menor grado.

El rotativo digital berlinés ha citado los datos de la asesoría alemana FUR, que todos los años procede a un análisis de los datos de viaje que conciernen a turistas alemanes.

“Todo indica que los flujos turísticos seguirán desplazándose en el transcurso de este año, ya que el miedo al terrorismo afecta las decisiones de las personas” destaca el informe de la FUR.