Yorgos Zapantis, estadounidense de origen griego, de 30 años de edad, perdió su vida ayer en el barrio Queens de Nueva York, bajo circunstancias confusas, durante su arresto por la policía y después de ser disparado por una pistola taser.

Según video publicado en las redes sociales, Zapantis no llevaba armas cuando finalmente fue inmovilizado y recibió los golpes fatales.

El abogado de la familia, Yorgos Vomvolakis, señaló que las armas taser disparan descargas eléctricas muy fuertes y al mismo tiempo los policías hicieron caso omiso de las repetidas protestas del joven que no podía respirar.

La policía fue advertida por un vecino que se dio cuenta de una disputa entre Zapantis y otra persona del vecindario, agregando que el americano de origen griego iba armado, que no era el caso.

Cuando llegó la policía, el incidente ya había terminado y todos habían regresado a sus hogares.

“Los policías localizaron a Zapantis en su casa y a partir de aquel momento no sabemos qué sucedió”, afirmó Vomvolakis, que a la vez anotó que está a la espera del material visual de las cámaras que llevan los agentes policiales en sus patrullas.