El presidente francés, Emmanuel Macron, dirigió un mensaje estricto a Turquía tras su reunión con el presidente de la República Chipriota, Nikos Anastasiadis, el jueves en París.

“Sería un error grave de la UE dejar la seguridad del Mediterráneo Oriental en manos de factores ajenos, principalmente Turquía”, declaró Macron, quien agregó que deben sufrir sanciones los que infringen zonas marítimas.

El presidente francés denunció la violación de los derechos soberanos de Chipre y Grecia por parte de Turquía en el Mediterráneo Oriental y reiteró la plena solidaridad de Francia con los dos países aliados.

Asimismo, Macron señaló la importancia de los asuntos de energía y seguridad en esta zona del Mediterráneo, calificándolos de objetivos de luchas de poder, especialmente de Rusia y Turquía, que se manifiestan con mayor cada vez intensidad.