Grecia ha informado a Naciones Unidas de que el acuerdo entre Turquía y Libia sobre las fronteras marítimas en el mar Mediterráneo “no es válido”, según ha señalado el portavoz del Gobierno griego, Stelios Petsas.

El acuerdo fue suscrito de “mala fe” y “no es válido, pues no ha sido aprobado por el parlamento libio” agregó Petsas en una conferencia de prensa.

El Gobierno griego ha enviado una serie de cartas al Consejo de Seguridad de la ONU y a su secretario general para detallar su posición y el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, quiere incluir este asunto en la agenda de la Unión Europea (UE) en la cumbre del viernes para buscar el apoyo del resto de países miembros.

Los últimos pasos se producen después de que el viernes Grecia anunció la expulsión del embajador libio en el país, debido al acuerdo sellado entre Libia y Turquía el pasado 27 de noviembre y que traza la frontera marítima entre los dos países cerca de la isla griega de Creta.

Además, el acuerdo se produjo en medio de las actividades de perforación que ha llevado a cabo Turquía en alta mar, cerca de Chipre, algo que ha enfadado a la Unión Europea y a los grecochipriotas y que ha tensado todavía más las relaciones entre Ankara y Atenas.

Grecia y Chipre han resaltado en repetidas ocasiones que el área de perforación es parte la zona económica exclusiva chipriota y han pedido a Turquía que respete las leyes internacionales.