El ministro alterno de Protección del Ciudadano, Yorgos Kumutsakos, en el Consejo de Justicia y Asuntos Interiores que se celebró el lunes en Bruselas, presentó una iniciativa griega para impulsar el regreso de los inmigrantes a sus países de origen.

La propuesta griega consiste en seis puntos principales:

  1. Un rol más activo de la Guardia Europea de Fronteras y Costas, así como la implementación de procesos más flexibles y eficientes para reducir los costos administrativos mediante la coordinación de los regresos.
  2. Aprovechar los enlaces migratorios en los países de origen para garantizar los procesos de regreso sin inconvenientes.
  3. Facilitar incentivos a terceros países para conseguir cooperación en el frente de limitación de los flujos migratorios.
  4. Reconocimiento mutuo de las decisiones de regreso, de modo que las decisiones sean implementadas en todo país europeo, independientemente del Estado miembro que haya emitido la decisión.
  5. Fortalecer las políticas de reintegración de los ciudadanos que regresan a sus países de origen.
  6. Solidaridad entre los países miembros de la UE en la gestión de los flujos migratorios, mediante la distribución justa de la carga.